Las canas

Las canas

A raíz de mi intervención en el telediario de Televisión Española (minutos 00:14 a 02:12 del vídeo) en un reportaje sobre las canas, y dada la amplísima repercusión que ha tenido, he decidido elaborar este post sobre el tema:

Las canas se producen debido a la pérdida de color del cabello. Estudios recientes parecen demostrar que con la edad el cuerpo deja de producir una proteína que sería la encargada de bloquear el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), lo que conllevaría la decoloración del pelo.

La aparición de las canas en cada persona está programada genéticamente. Suele ser más precoz en la raza caucásica. En general, los primeros cabellos blancos hacen su debut entre los 30 y los 40 años, al principio en las sienes, luego en la coronilla y finalmente, en forma progresiva, en toda la cabeza. En la raza blanca el 50 por ciento de las personas tienen un 50 por ciento de canas a los 50 años.

El proceso de encanecimiento, como ya hemos comentado, es gradual, aunque en algunos casos puede producirse de manera súbita debido a determinadas enfermedades o situaciones de fuerte estrés. Algunos estudios han relacionado también una aparición más rápida y un desarrollo más veloz de las canas con el hábito de fumar.

Pese a todos los intentos de la ciencia, hasta la fecha esta decoloración natural es irreversible. Sólo es posible combatirla con la utilización de tintes que, además de las posibles irritaciones o alergias que pueden causar a algunas personas en el cuero cabelludo, tienen el inconveniente de que en pocos días es visible la raíz decolorada del pelo.

Los hallazgos encontrados en los estudios anteriormente mencionados permitirán desarrollar en un futuro moléculas capaces de devolver la coloración al cabello mediante la compensación del déficit de la proteína responsable de bloquear la sustancia (agua oxigenada) que provoca su decoloración.

La creencia popular de que las canas no se caen es errónea. La pérdida del pelo y de su color son dos procesos totalmente diferentes e independientes entre sí.

Hay que decir también que la aparición de las canas no se limita exclusivamente a la cabeza. En fases más avanzadas se pueden observar pelos blancos en otras áreas del cuerpo, como la barba o axilas.

El revolucionario alargador de pestañas

El-revolucionario-alargador-de-pestañas

Uno de los temas que más preocupa a las mujeres, y cada vez a más hombres, son las pestañas. Una mirada bonita y profunda constituye uno de los rasgos más atrayentes en una persona y en gran parte está relacionada con poseer pestañas tupidas y largas, que ofrecen un marco muy favorecedor para los ojos.

Sin embargo, hay personas que, por cuestiones genéticas, tienen muy poco pelo en esa zona del cuerpo o éste es corto, insuficiente y débil. Generalmente se trata de afectados de hipotricosis, una enfermedad congénita que se caracteriza por la pérdida generalizada o localizada de pelo. Aún más frecuentes son los casos de quienes presentan esta dolencia a medida que cumplen años, y así hacia los 50 ó 60 evidencian una notable pérdida de pestañas.

La ciencia ofrece ahora una solución eficaz para este problema. Se trata de un novedoso medicamento que consigue que las pestañas crezcan de manera más abundante y que los pelos que las componen sean más largos, fuertes y oscuros.

Seguir leyendo “El revolucionario alargador de pestañas”

Los grandes tipos de alopecia

Los-grandes-tipos-de-alopecia

.
Por alopecia se entiende la pérdida de pelo en cualquier lugar del cuerpo en el que lo haya previamente. Conviene recordar que los seres humanos tenemos pelo en todo el organismo excepto en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, aunque en algunas zonas el vello no se pueda apreciar a simple vista.

Existen varias clasificaciones para la alopecia. Una de ellas, que resulta muy fácil de comprender, es la que divide la pérdida de pelo en dos grandes grupos en función de las posibilidades de recuperación, de manera tal que por un lado están las alopecias cicatriciales y por otro las alopecias no cicatriciales.

En el primer grupo no existe ninguna posibilidad de recuperar el pelo con tratamiento médico (sí podrían ser susceptibles de tratamiento quirúrgico), ya que hay una destrucción irreversible del folículo piloso. Esta clase de alopecias se producen principalmente por traumatismos físicos, térmicos o químicos (accidentes, quemaduras); infecciones que afectan a la zona donde se localiza el folículo y enfermedades diversas.

El segundo grupo obedece a un gran número de causas. En todas ellas la afectación del folículo piloso es temporal y consecuentemente existen posibilidades teóricas de recuperar el pelo, ya sea de manera espontánea o mediante un adecuado tratamiento médico.

Seguir leyendo “Los grandes tipos de alopecia”

Masajes capilares, afeitado y vello corporal

Masajes-capilares,-afeitado-y-vello-corporal

.
Efectivamente, tal como apunta la lectora Silvia en su comentario a la entrada anterior, hay muchas causas que provocan la pérdida del pelo. En sucesivos posts iremos abordando cada una de ellas y sus posibles soluciones. Mi intención es, antes de entrar en el análisis de las enfermedades capilares más comunes, finalizar el relato de las cuestiones más relevantes referentes a la fisiología del pelo normal, lo que sin duda facilitará luego la comprensión de sus patologías.

Antes de continuar con ello quisiera, no obstante, contestar a la pregunta de Silvia sobre los masajes capilares, ya que este es otro de los temas que con frecuencia me consultan mis pacientes. Pues bien, debo decir que no hay ninguna evidencia científica de que el masaje de la zona en la que se pierde el cabello provoque por sí sólo un crecimiento o fortalecimiento del mismo. Una cuestión diferente es que, al aplicar un tratamiento local de probada eficacia, sí podamos incrementar su absorción a través de la piel del cuero cabelludo mediante un masaje o fricción suave durante unos minutos en la zona de aplicación.

Aprovecho la ocasión para desmitificar también la idea de que el afeitado de la zona donde se constata pérdida del cabello hace que éste salga luego con más fuerza. Es cierto que cuando aparezca nuevamente el pelo en la zona rasurada se notará más fuerte (“pincha” al tacto), pero eso sólo se debe a su corta longitud: en cuanto vaya creciendo volverá a tener la misma consistencia que el cabello anterior y probablemente padecerá los mismos problemas. Por tanto el rasurado de la zona no conlleva el fortalecimiento del pelo.

Para finalizar entonces con el capítulo referido a la fisiología del pelo quiero comentar algunos datos curiosos sobre el vello corporal:

Seguir leyendo “Masajes capilares, afeitado y vello corporal”