Información médica de calidad en la Red

Cada vez más personas recurren a internet para descubrir qué enfermedad padecen en lugar de acudir a la consulta de un médico. Muchos de ellos también siguen los consejos y hasta los tratamientos que proponen las webs o la gente que participa en ellas y en los diversos foros sobre salud que funcionan en la Red. Este hábito, que conlleva grandes peligros, ha sido bautizado como cibercondría.

Los riesgos de esta práctica se deben a que existen muy pocas garantías de que esa información y recomendaciones sean fiables, e incluso efectivas y hasta seguras, pues en la mayor parte de los casos no están respaldadas por un profesional ni tienen ninguna base científica. Por eso es importante aprender a seleccionar las fuentes en las que confiar para algo tan delicado como es la salud.

Como señalaba el diario El Mundo recientemente en un artículo titulado “Cómo encontrar webs de salud de fiar”, que reproducimos al final de este post, es fundamental que quien ofrece consejo médico sea alguien de reconocida trayectoria, que se identifique con nombre y apellidos, ofrezca una dirección física comprobable y demuestre una experiencia profesional demostrable.

En el caso de los problemas capilares esto es vital. Muchas webs, tal como alertaba El Mundo, utilizan la Red y la necesidad de los internautas con fines comerciales.  Para poder discriminar a las peligrosas de las  que son serias y ofrecen información relevante es fundamental que estén perfectamente identificadas (saber cómo se financian, quiénes son sus dueños y/o responsables, quiénes dan la información médica, etc.) y respaldadas por profesionales con rigor acreditado.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

El Mundo

CONSUMO SANITARIO, por María Rodríguez

“Cómo encontrar webs sobre salud de fiar”

31 de diciembre de 2008.- Dolor de cabeza, enfriamiento, molestias musculares, pesadez de estómago, etc. En definitiva, no nos sentimos bien. Seguramente no será nada importante. Lo más probable es que, dado que acabamos de entrar en el invierno, sea la típica gripe de todos los años. No obstante lo más aconsejable es visitar a los profesionales que más saben de esto: los médicos.

La anterior escena reproduce el comportamiento habitual de una persona cuando tiene alguna molestia. En gran medida eso sigue siendo así, pero no en todos los casos. Recientes estudios hablan ya de que un creciente número de internautas españoles (las estadísticas revelan que en torno al 82%) empiezan a sustituir a su médico por un buscador de Internet.

Navegando por la Red, buscan entre la tupida madeja de páginas web que ofrecen información médica en español, orientación sobre sus síntomas, consejos o recomendaciones e incluso tratamientos. Este hábito ya ha sido bautizado como cibercondría, que más o menos vendría a ser el trastorno mediante el cual el afectado por alguna enfermedad o dolencia se deja guiar o sigue un tratamiento indicado en alguna página web. Para estos nuevos ‘cibercondriacos’ la visita al médico sólo buscaría la ratificación del diagnóstico previamente conseguido en la red.

Pero, ¿qué garantías ofrece, en este contexto, Internet? Pues por desgracia pocas. En realidad de las más de 2.000 páginas web que ofrecen información médica especializada, sólo una mínima parte de ellas están soportadas por una institución médica solvente, con una dirección física comprobable y unos profesionales identificados y de fácil acceso. El resto son sitios que detrás de pomposos adjetivos como independencia o rigor, sólo esconden los intereses comerciales de determinados laboratorios o empresas farmacéuticas. Y aunque no todas, la gran mayoría ni siquiera tienen en plantilla un asesor médico.

Es claro pues que estamos ante un fenómeno que conlleva riesgos enormes. Si en anteriores blogs denunciábamos el peligro de la automedicación, en este debemos alertar sobre esa tendencia al autodiagnóstico que se revela detrás de lo que hemos dado en llamar la cibercondría. Tanto es así que deberíamos considerar tanto monta, monta tanto la cibercondría como el autodiagnóstico en lo que respecta a su peligro intrínseco.

Ahora bien y aún dejando constancia de que en estos casos el médico es insustituible, si tomamos precauciones y buscamos bien, la red también ofrece información de mucha calidad. ¿Qué podemos hacer? En primer lugar, hay que estar alerta en lo que se refiere a las fuentes. Es fundamental que estén identificadas y que las opiniones, estudios o consejos que se formulen lleven la garantía de un profesional con nombres y apellidos.

Importante es también conocer la página web. Como se financia, quien es el dueño y el rigor de sus opiniones, así como si sus contenidos se actualizan periódicamente y podemos por ello fiarnos de su precisión y sistemática. Por supuesto debemos ser extremadamente cautelosos con los sitios que emiten publicidad de una determinada marca o producto, o de aquellos otros que se resisten a facilitar datos de contacto vitales. Y claro esta es imprescindible contrastar la opinión que nos facilita la red. Podemos acudir a revistas especializadas, recabar una información oficial o lo mejor, pedir opinión a nuestro propio médico.

Por último, hay algunos sitios en Internet absolutamente aconsejables. Las páginas de la Organización Mundial de la Salud (OMS); la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, del Ministerio de Sanidad y Consumo, o la de la Sociedad General Española de Médicos Generales y de Familia (www.smge.es) son algunas de las más interesantes. Muy recomendable así mismo y que ofrece una prolija, abundante y rigurosa información en español es el sitio www.cdc.gov que pertenece al gobierno EEUU.

2 comentarios sobre “Información médica de calidad en la Red

  1. buen dia! tengo una inquietud hace 8 dias fui al dermatologo pq tengo acne y la doctora me mando el siguiente tratamiento jabon dermac 2 veces al dia,differin gel en las mañañas,tetralysal 300mg 1 tableta en la comida mas pesada(el almuerzo) y clyndoxyl gel en las noches, pero con este ultimo gel cuando me lo aplico he sentido mucho ardor y dolor en la cara y estoy notando q la cara la tengo un poco quemada como cuando uno lleva un poco de sol pero esto sucedio dias despues de aplicarme el tratamiento y no lo he querido parar pq en realidad la cara se me ha mejorado fabulosamente,es normal q tenga esa reccion? y el tratamiento me lo mandaron por 6 semanas….

  2. Eduardo:
    Me parece de suma importancia el tema que tratas, ya que de verdad que en internet se encuentra de todo; y con respecto a salud, la CIBERCONDRÍA se afianza cada vez más ya que el acceso y la oportunidad de atención médica en muchos paises es siempre más complicado.
    Sinembargo es pertinente alertar a nuestros pacientes y lectores, sobre esta nueva moda y tener claro nuestro papel de responsabilidad en la sociedad.
    Muy buen tema.
    Saludos desde Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s