Tratamiento de la alopecia androgénica masculina

Quisiera en primer lugar agradecer muy sinceramente vuestras felicitaciones y el seguimiento que haceis del blog. Tengo que pediros disculpas por no haber actualizado en tanto tiempo. Ahora sí vuelvo a retomar el contacto con todos mis lectores, cuyas aportaciones agradezco y he contestado con entusiasmo, ofreciéndoles nuevos temas.

Después de analizar las características de esta enfermedad, ahora nos toca abordar el tratamiento de la alopecia androgénica masculina, conocida comúnmente como calvicie común.

El pasado mes de julio tuve el honor de dirigir un Curso de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial que, bajo el título de “La respuesta de los profesionales a  las nuevas demandas estéticas de la sociedad actual”, incluía una mesa redonda sobre “La estética del pelo” en la que cualificados especialistas abordaron los tratamientos médico-quirúrgicos más avanzados para el tratamiento de la alopecia androgénica masculina.

Tal como quedó expuesto entonces, existen en la actualidad dos fármacos que han demostrado en ensayos clímicos multicéntricos internacionales su eficacia y tolerancia, lo que les ha valido la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration) estadounidense.

Seguir leyendo “Tratamiento de la alopecia androgénica masculina”

La alopecia androgénica o calvicie común

La alopecia androgénica, también denominada calvicie común, constituye sin duda el tipo más frecuente de pérdida de pelo en el ser humano. Aunque es mucho más frecuente en el varón no es exclusiva del sexo masculino, ya que también afecta a las mujeres.

Comenzaremos analizando lo que sucede en la mayoría masculina: en la población caucásica se manifiesta en un 20 por ciento de los hombres de 20 años, pero aumenta exponencialmente con la edad, de forma tal que a los 80 años el 90 por ciento de los varones presenta este tipo de alopecia.

Esta pérdida de pelo es muy fácil de identificar, ya que afecta de forma característica a la región frontoparietal (las clásicas “entradas”) y a la región del vértex del cuero cabelludo (la coronilla) del varón.
Su edad de comienzo se sitúa alrededor de los 18 años, pero puede presentarse más precozmente (esta semana justamente he atendido a un muchacho de 13 años con una pérdida de pelo de estas características). Cuanto antes comience a manifestarse, lamentablemente se ha comprobado que peor pronóstico tiene.

Seguir leyendo “La alopecia androgénica o calvicie común”

La alopecia areata

.

Siguiendo con el análisis de los diferentes tipos de alopecia, hoy abordaremos las causas de la alopecia areata. Esta clase de alopecia se produce atendiendo a dos factores principales: una predisposición genética a sufrirla y un trastorno de tipo inmunológico.

Las personas que tienen una predisposición a padecer alopecia areata desarrollan una alteración de su sistema inmune por la cual su organismo no reconoce como propios a sus folículos pilosos y por tanto crea defensas (anticuerpos) contra ellos intentando eliminarlos.

Esta alteración del sistema inmune se activa en las personas predispuestas por factores de tipo emocional o psicológico que actúan como desencadenantes del proceso o agravantes cuando la enfermedad ya está en marcha.

Seguir leyendo “La alopecia areata”

Los grandes tipos de alopecia

.
Por alopecia se entiende la pérdida de pelo en cualquier lugar del cuerpo en el que lo haya previamente. Conviene recordar que los seres humanos tenemos pelo en todo el organismo excepto en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, aunque en algunas zonas el vello no se pueda apreciar a simple vista.

Existen varias clasificaciones para la alopecia. Una de ellas, que resulta muy fácil de comprender, es la que divide la pérdida de pelo en dos grandes grupos en función de las posibilidades de recuperación, de manera tal que por un lado están las alopecias cicatriciales y por otro las alopecias no cicatriciales.

En el primer grupo no existe ninguna posibilidad de recuperar el pelo con tratamiento médico (sí podrían ser susceptibles de tratamiento quirúrgico), ya que hay una destrucción irreversible del folículo piloso. Esta clase de alopecias se producen principalmente por traumatismos físicos, térmicos o químicos (accidentes, quemaduras); infecciones que afectan a la zona donde se localiza el folículo y enfermedades diversas.

El segundo grupo obedece a un gran número de causas. En todas ellas la afectación del folículo piloso es temporal y consecuentemente existen posibilidades teóricas de recuperar el pelo, ya sea de manera espontánea o mediante un adecuado tratamiento médico.

Seguir leyendo “Los grandes tipos de alopecia”